los-medios-en-la-dictadura.jpg

El 24 de Marzo de 1976 Videla asume el poder, dictado el inicio del Proceso de Reorganización Nacional lo que sigue no es bonito… Las acciones guerrilleras se hacen oir hacia 1975 seguida de profundas caídas para el mercado nacional, la alocada situación económica, el terror acentuado por la Triple A, todo culminando la iniciativa de alimentar el golpe de Estado que procuraría iniciar el orden y la calma colectiva, dado a esto, nada se cumpliría. Nuestros queridos militares de ese entonces entregaban situaciones de querer desprender el tumor que acosaba la sociedad toda, de extirparla cuán cancer derrumba progresivamente el organismo en el humano, la más clara y perfecta visión de Foucault de limpiar y “barrer” lo que destruye a un organismo y el buen funcionamiento del mismo. “Genial” decíamos, una práctica para apaciguar el presente, pero la realidad nos mostraba una cara paralela y -al mismo tiempo- muy opuesta de lo que estaba sucediendo y del plan de los militares. Todo deriva en represión generalizada, un revuelo anárquico en manos de irresponsable y donde el “tumor” provenía de las voces de quienes decían -a posteriori- querer extirpar. Se persigue masivamente a todo aquel que vislumbraba sospecha alguna, anotados en fichas y donde el mando militar tenía la última palabra; es decir, la represión fue realizada desde el Estado. Secuestros, torturas, ejecución, en fin, terrorismo transparente y modificado por los altos cargos de organizaciones dominantes. Eran momentos de acciones instantáneas, se necesitaba entrar, trasladar y salir… en un punto fijo y establecido, el “menú” de torturas incluían: violaciones sexuales, agresiones físicas, sufrimiento psicológico: simular fusilamientos, maltratos a familiares, allegados, etc, sumado a que estos no tenían las condiciones de salubridad correspondientes, mala alimentación, no se recurría a la atención médica y demás. Poner en jaque a la víctima era la receta a seguir. La sociedad era perseguida, los lugares clandestinos se reproducian en cada momento, no había espacio para levantar la voz ya que significaba cavar su propia tumba, aunque de todas maneras las tenían que cavar igual. Con la sociedad dada vuelta e inmersa en el descontrol nacionalista, las expectativas de un declive proporcional era la opción más racional, de la mano de la usurpación y sembrar el pesimismo era el camino próximo a construir y una respuesta de huelga se eliminaba más fácil que una abuela en estado vegetal.
Por otro lado, la economía presentaba síntomas de deterioro importante, desde problemas en la balanza de pagos hasta una fuerte y creciente inflación que espantó a varios liberales, junto al desorden empresarial y su lucha con los trabajadores se volvía cada vez más lapidaria la idea de la estabilidad política. En éste camino, Martinez de Hoz era como un títere sin sentido y contrasentido, le dió una patada a la inflación provocando el descenso del PBI y el doloroso golpe en los salarios de los obreros, todo un caos generalizado que dejó al Estado quebrado con el incremento de la deuda externa y que repercute hasta el día de hoy, aunque el oficialismo nos haga creer que gran parte de esa deuda fue resulta…
¡Ah sí, y los ahorristas estaban más que perdidos! Cada banco extranjero era una tentación para depositar el dinero, algunos recurrían a la idea de Smith pero no la implementaban adecuadamente, el error pronto creció y con ello se encaminó a la ruina. La felicidad se desvaneció. La única norma a seguir era silenciar la sociedad aunque no fue por mucho tiempo. En ésta misma línea, la confrontación con Chile en la frontera se expandía y Juan Pablo II fue el mediador para calmar la situación, una de sus acciones más acertadas que produjo en su cargo. Por otra parte, la reacción en los Derechos Humanos tardó demasiado en hacer presencia efectiva, de todas maneras la ONU -Organización No Útil- se lavó las manos (como siempre) y con esto las Madres de Plaza de Mayo se presentan e incrementan sus movilizaciones, lo vuelve más constructivo alentando las huelgas de empresarios y sindicalistas ya que su pasividad estaba más que justificada.
El descontento popular era masivo, y si alguien -en ese entonces- creía que la situación iba de mal en peor estaba en lo cierto ya que Galtieri asume la presidencia hacia 1981. Éste señor fue un ser irracional y alcoholico que encadenó hasta su miembro genital, y la economía “chiflaba” de lo tan bajo que había caído; el autoritarismo era innato en él y la violación a los Derechos Humanos su mejor carta para alimentar lo mencionado a priori.
Adentrarnos en una guerra contra Gran Bretaña fue su mayor error, pero claro, éste señor creía que tenía el respaldo de Estados Unidos y alegaba -erróneamente- pertenecer a las grandes potencias, aires de grandeza no le faltaron, ya que de un empujón cayó en la realidad y junto a su codicia la sociedad se hundió en la humillación ajena, todos los “leales” a Galtieri dieron un paso atrás y el fin estaba mucho más claro para entonces. Las manipulaciones del “Cuarto Poder” se manifestaron y la sociedad argentina que celebró el Campeonato Mundial lo hizo también con la supuesta victoria en Malvinas con la incoherencia de estar “ganando” una guerra en donde se creía que era una lucha contra montoneros. La realidad venía acompañada -nuevamente- con la represión. Enviar al frente de batalla a unos pibes sin casco y un chaleco fue lo que nunca se perdonó. Aún quedan demasiados interrogantes y la justicia parece mirar -como si fuera algo extraño- hacia el otro lado, se necesita procesar a los genocidas y mantener en la conciencia social la necesidad de hacer valer las leyes, depurar de una vez a los criminales del pasado y sanar el presente.
Y ahora yo me pregunto, ¿Por qué vivimos en una constante amnesia nacional?
Ni siquiera Nietzsche puede aclarar mis dudas. Ni siquiera él.

copista.jpg

La imágen que desprende una mirada posmoderna causa un antojo de parálisis en la médula de los intelectuales y el odio de la sociedad hacia los mismos. Se observa a su alrededor entes con dirección inconclusa, un espectáculo muchas veces visto al “pisar” la realidad y la cotidianeidad que desprende del más remoto hábito, el Ser prejuicioso. Lo indemne queda para subyugar con gratitud la vida agolpada de bienes materiales y la exclusión de lo espiritual, lo que inspiró el señor Nietzsche sin más; el planteamiento externo de la espiritualidad indivudual, el Dios muerto, la perfección, la elevación; volcándonos en la mímesis de Aristóteles, esa imitación del hombre con los medios reales, de los hechos, etc. Luego de un agravio en la historia universal, pareciera ser que todo lo que se refería a elevación en el ámbito del progreso, derivó a priori desde la caída del imperio romano pasando por el colonialismo (primeras instancias) y a posteriori -actualidad- en acentuar la tecnología, la producción de medios, la ciencia incauta por innato, la elevación -esta vez- de lo virtual por sobre lo real, la adoración de binómios, de chips, de aparatos… el declive de la vida individual estándar y la llegada de la complacencia abismal. Todo un festín que resultó el posible y lastimoso “progreso” desde la utilización de la rueda de piedra hasta la utilización del celular/móvil-adicción juvenil, el tiempo como condicionante que obliga a “caminar corriendo”, a quedarnos ciegos frente a todo lo que realizamos, ciego frente al otro, ciego frente a uno mismo y precisamente no me refiero a una enfermedad ocular…

Lo que actualmente percibimos es la Aldea Global, la descripción más acertada para ejemplo de hoy en día, la utilizada por McLuhan, la descripta como herramienta de comunicación desde el inicio hasta el hoy, y quizás hacia el futuro ideal-lo no constructivo. Para Heidegger, la tecnología obliga al hombre y la naturaleza a trabajar con el mismo horario racionalista, las mismas “exigencias irrazonables” que el hombre se hace a sí mismo; a esto mismo se le sumó el existencialismo de Sartre que acudía a que la libertad eliminaba los últimos vestigios de la creencia iluminista en el hombre como ser social. En esta medida, no es nada asombroso que estemos inmersos en un consumismo desmedido y en un vaivén de desinformación y su heredera infromación, cabalgando vagamente por el horizonte de vida sin mirar antes nuestros pies. Contamos como elementos placenteros el tener un jardín con rosas, una mascota no deseada, una televisión -que si no es LCD no es “la televisión”-, un acabado y poco recurrido medio radial, una elegante computadora, una contaminación visual, un lindo automóvil último modelo que si no cuesta más de 300.000 dólares entonces no se considera como medio de transporte que, aunque todavía posea cuatro ruedas, estas sean impulsadas por “tubos” que nos lleve de un lugar X a otro en menor cantidad de tiempo y luego el final no es agradable; con esto quiero llegar a la rapidez de trasladar información de un punto del planeta al otro sin mayor complicación, algo verdaderamente inimaginable en el siglo XIV, donde se mandaba información en barcos y tardaban bastantes días en llegar al punto deseado. Acostumbrados a recibir las noticias al instante, en cuestión de segundos, presenciar -por ejemplo- la caída de las Torres Gemelas en directo, sin cortes ni dificultades técnicas, la humillación del símbolo del mundo golpeada por una navaja y unos hombres al descubierto, ignorar las sofisticadas alarmas del primer mundo, traspasar el “honor” del orden mundial, la caída inminente de las estructuras, la respuesta de una supuesta justificación, extrañar más lo material que las vidas que se desvanecieron en el intento de salvación, del egoísmo mutuo, el control del Estado sobre la ciudadanía como implemento de la amenaza, el liberalismo como postura, la visión propia de Hobbes apoyada en el realismo, en el decir social; en fin, en el propio mundo de nuestras avaricias, de las estupideces de Darwin y su “evolución” mucho antes pensado por Spencer, el pesimismo racial de Gobineau, la revolución lombrosiana y su equivocada fórmula de descifrar los verdaderos criminales en aspectos humanos que al fin y al cabo no tenía nada que ver con las acusaciones dadas y demás. La posible asociación de la degeneración con la sociedad industrial, a la que Féré sostenía que los efectos ambientales explicaban el incremento del desvío social, la vida urbana moderna, el ritmo frenético, las exigencias que estimulaban los nervios de los débiles mentales y las clases bajas causando el agotamiento y el delito. Por su parte, Nordau, pensaba que la única esperanza de la civilización europea eran sus trabajadores y los degenerados se encontraba en la aristocracia, en las clases más altas. El marxismo explicaba y defendía los derechos del obrero y la necesidad de abolir el estado burgués, quzás de forma autoritaria y el control del primero por sobre el último, se daba paso al socialismo y al materialismo.

En la sociedad del consumismo somos un número, quizás no etiquetado como ganado, pero lo tenemos en una base material que muchas veces lo llevamos con nosotros mismos para la identidad personal frente al Estado Nacional, aunque varias razones justifica que no es muy eficaz. Pertenecer a ésta realidad, deriva en pertenecer a un mercado no tan libre y con una demanda superior a la oferta (en ámbitos tecnológicos) da a conocer que siempre vivimos en lo “apresurado” y el descontrol irresponsable, la violación a los derechos humanos dan a conocer también que tantos años de leyes y decretos no sirvieron para nada en el mando soviético en aquellos tiempos de genocidios manteniéndose hasta hoy en día, que se degeneraron particularmente al terrorismo masivo. Es, sin duda, una incómoda vivencia en el siglo XXI.

farc.jpg

Esta “organización” guerrillera que lleva con vida más de 40 años y, a través de extorsión abusiva y llevadera, se considera como un grupo que de por sí se diferencia de otras guerrillas establecidas en latinoamérica, señalando en ésta línea al EZLN y sus pensamientos del campesinado, dando lugar a las problemáticas que enfrenta los pueblos indígenas, marginados de una u otra manera y por consecuencia a levantar la voz y hacerla correr, y tal vez con exabruptos con armas en manos. Por un lado, las políticas que llevan a la práctica el EZLN son más rigurosas, quizás no tan en concreto, sino que también a través de campañas y algún que otra variante de incomodidad como la publicidad está provocando envíos de mensajes no deseados hacia el gobierno de su país y -por supuesto- hacía el “Norte”. Ubicado en Chiapas (México), éste grupo guerrillero se mueve con más libertad, expandiendo sus ideas de manera más calma aunque siempre se produce algún que otro conflicto público, y por desgracia se pierden vidas, pero a partir de un tranquilo diálogo -actualmente- el Subcomandante Marcos comanda las ideas principales y las participación ciudadana en tal estado.

Centrándome en la esencia de la columna, las FARC últimamente están formando un revuelo de información alrededor del mundo y de “su mundo”. En un primer momento, como es sabido -el grupo mencionado- se apoya en base a ideas marxistas-leninistas -aunque no importaría que varios sean analfabetos, o analfabetas-, como varias sociedades actuales, su control es inevitable. Poseen extensas áreas de cultivos de coca y con ello el narcotráfico ha incrementado en los últimos años en la zonas rurales expandiéndose a países vecinos sin control establecido. Su accionar se relaciona a ratas en su cueva, producen llamados para la liberación de sus víctimas, ya sean de cualquier grupo de organización o institución sin importar el lugar de origen de los mismos. Ligados a un lazo y admiración un tanto raro con el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, deciden liberar a varias personas que tienen secuestradas, en primera instancia, el 31 de diciembre fracasó el primer envío para ser entregados en manos del ejercito de Colombia apodando la misión “Operación Emmanuel”, por los “supuestos” inconvenientes en su proceso, deciden abortar la liberación establecida; con esto se empezaron a rumorear por medios existentes que el “lazo” de la guerrilla con Hugo Chávez sería como una burla extendida a los gobiernos vecinos y al propio, pero en realidad, pareciera ser todo lo contrario. La gran mayoría de medios dieron a conocer que no se procedía tanta confianza hacia Chávez y a su misión humanitaria en salvaguardar las vidas en juego. Por otro lado, la presencia de USA “estropeaba” el proceso de rescate, así lo dieron a conocer, pero quizás no estén asustados por la misma presencia de la gente de Estados Unidos…

Ahora bien, hoy se liberaron a dos personas que se encontraban en el rescate abortado días atrás pero curiosamente no se ha señalado al pequeño Emmanuel ya que -según dicen- no se encontraría en manos de las FARC (en esto, Uribe le está errando y para mal). Entre las dos personas liberadas se encuentran Clara Rojas y Consuelo González, con varios años en cautiverio pudieron por fin descubrir el nuevo aire de política barata que en sí rondan fantasmas del pasado y del presente, tratar de “recuperar” de alguna manera el modo de vida y las personas queridas, aunque se prevé que seguirán la lucha de liberación de los demás cautivos.

El querido socialismo en estos días está dejando un mar de abruptos en las masas de irracionales que lo apoyan, es decir, no saben para dónde “disparar”. A partir de lo ocurrido, el capitalismo se apodera de la situación y el socialismo lo implementa sutilmente pero de forma monótona. Muchos dicen que el comunismo se acabó, algunos aclaman al libre mercado, pero más allá de su movimiento en el mundo actual, no provee lo necesario para garantizar las vidas de personas que se exclaman en el día a día en la información pública, ni siquiera es necesario comentar sobre las ideas de Smith, otros -por lo general- aplauden a Chávez por hacer posible la liberación de las dos mujeres. En mi opinión ya lo dejé claro, el socialismo se está derrumbando hacia el lado opuesto de lo que se dice ser, o quizás lo esté ocultando de forma errónea, vaya uno a saber. Nuestro gobierno -por consiguiente, refiriéndome al señor Kirchner- se mostró “humanitario” en trasladarse a la zona de liberación el 31 de diciembre junto con varios mandatarios extranjeros fué en vano, aunque demostró ser -una vez más- un fiel aliado del decaído y lamentable socialismo en latinoamérica.

EE.UU. también pidió la liberación de tres norteamericanos en manos de las FARC, aunque el roce con Cuba esté más que aceptado, indiscutiblemente ambos lados tienen en su poder rehenes por complacencia de oponentes que no pueden abatir con el sólo accionar político de los países mencionados. De todas maneras, Bush continúa de gira “promocional” en territorios que no son de agrado local e intenta, de forma aburrida, la paz en Palestina, pero -como todos sabemos- el interes es otro… y no es precisamente uno parecido al de Mahatma Gandhi.

pilar4.jpg

Desde niños se nos ha metido en la cabeza lo “ideal” que se debería de abordar a lo largo de nuestras vidas, “lo normal y lo anormal” según la época y el lugar, como si existiera una verdad absoluta para decidir lo que está bien y lo que no.

Proceso de instrucción.

En un primer momento nace un niño, se desarrolla y aprende a interactuar con sus padres y con su entorno, dándole prioridad a la madre; al cumplir 5 años se lo lleva a un Jardín de Infantes, donde aprende a socializarse sin tener la capacidad del logos, pero en proceso de aprendizaje en menor medida. En ésta institución aprende -además de lo mencionado- a divertirse, a seguir un orden predeterminado, al desajuste emocional y quizás al “toqueteo” involuntario entre sus compañeros, etc. Luego de un inicio atropellante hacia el camino de la pretensión, el niño prosigue a algo superior -por asi decirlo- en cuanto a “exigencia” se refiere, en un colegio con enseñanza primaria -aunque demasiado débil- se intenta incorporar los primeros conocimientos en materias deductibles, la realización de “tareas vagas”, el implemento de un modismo inocuo y un tanto aceptado con su entorno, la prematura responsabilidad con sus inicios de deberes compartidos con sus padres, etc. Continuamos con la línea de enseñanza, más apta a la del jardín pero con un concepto más aceptable en cuanto a conducta, siempre a un lado del razonamiento. En el paso remarcable sobre ésta institución se debe de aconsejar al niño para qué se lo lleva y el porqué luego de un tiempo lo pasan a buscar, la línea de explicación que muchos padres dejan pasar y en cambio se les miente como enclaje de “calmar” y confundir aún más al niño, acostumbrarlo a regalarle golosinas a cambio de que deje de llorar y con ésto generarle la complacencia de adquirir algo a cambio de un llanto y del capricho. A pesar de agrandar sus resentimientos, a las niñas se les regalan muñecas con un bebé en brazos indicándole la figura que debería de seguir en cierta edad, sin darse cuenta, empiezan a adquirir estos modismos de ser madres, pero lo que no saben es que criar a un hijo no es sólo acariciarlos y mantenerlos en brazos, a algo hermoso como un hijo es paralelamente horrible tenerlo, no sólo hay que palmearle la espalda para calmar sus llantos sino que tambien se debe de cambiar los pañales, de alimentarlo, de educarlos, de darles cariño y todo el relato que se manifiesta en una sola figura que es la muñeca, se agranda las compañías productoras de Barbies y se agranda al mismo tiempo el goce de las religiones en medio, ya sea el islam, judía, cristiana, etc. Por otro lado, en la escuela se entrena a los chicos para ser servidos como medios de producción, por eso siempre denota como aburrimiento, matando la creatividad, el trabajo, lo cual indica que el único momento de diversión se lo considera el famoso tiembre del recreo; cuando uno escucha ese tiembre siente el único sentido de diversión de pasearse en un ámbito de 10 metros durante 5 minutos y luego al escuchar de vuelta el tiembre uno siente que se vuelve al aburrimiento interminable, de inconformidad, a la pérdida del tiempo -aunque se crea que se aprende algo en Matemáticas-; en otras palabras, se nos adiestran como perros con su hueso y adentrándonos a la opresión.

Conformando lo “aceptable”.

La heterosexualidad remite a la reproducción, es decir, comerse la cabeza en que un hombre persigue a la mujer y viceversa y cuando llega el día de la primavera “montarse” a la primera o al primero que se cruce como animales en celos, pero mantenemos un orden determinado, establecido y en esto somos más cautelosos, aunque a la mayoría les encataría comportarse como perros por la calle. Para los griegos la heterosexualidad y la homosexualidad era lo natural, no distinguían de uno y otro, era parte de la cotidianeidad, aunque uno diría “mirá a estos griegos, andaban en polleritas…” Por eso, en un primer momento, la religión acepta la relación entre un hombre y una mujer, pero rechaza la homosexualidad, ya que no aporta a la reproducción en sí sino al placer particular, se rechaza la concepción a la vida que uno elige, y en ésto es donde la religión falla -particularmente la cristiana- porque con la aparición de la misma (refiriéndome a la religión cristiana) se empezó a condenar la homosexulidad ya que -según estas prácticas- pertenecían a las sociedades “barbaras” y en los diez mandamientos no se establece un acuerdo llamativo y da lugar a absurdos que ni el Papa entiende, ni hablar de la religión islámica en donde el Corán “habla” de guerras y de paz en vuelta de hoja; que un hombre tenga a su alrededor un aren de mujeres es lo que importa en su mundo “mágico” de machismo como condición a seguir. En el occidente existe la condición de machismo establecido, de forma un tanto pausada pero intacta de todos modos; por ejemplo, en México el machismo en su etapa madura obligó a crearse leyes para detener la violencia contra la mujer, esto es denotable en Ciudad de Juárez donde da lugar al feminicidio, la etapa última de la cobardía en el hombre que afecta hoy en día a la mayor parte de Latinoamérica y conforma un sin número de casos de violencia contra la mujer, es lamentable que muy pocos conozcan sobre éste tema que afecta a los países de hoy en día tanto europeos como latinoamericanos; llegar a este extremo de canallada preocupante es lo que nos vienen carcomiendo la cabeza las religiones que aspiran a fomentar la homosexualidad como mal y la heterosexualidad como bien, el problema restringe a las personas en general, no determina sus condiciones ni sus lamentos, empezamos a tocar fondo en la situación, se profundiza la desaparición de mujeres en México y gran parte de latinoamérica, se moviliza la lucha en contra de este fenómeno que decae en la sociedad toda y pareciera limitarse a lo necesario, y es donde comenzamos a perpetuar nuestras condiciones de existencia. Lo morbo establecido en el hombre hacia la homosexualidad, ¿pero qué es eso? ¿la homofobia? ¿tan ignorantes es el humano que se deja consumir con pautas publicitarias de la religión? El placer que el hombre siente al ver lesbianas besándose lo indícan como “normal” pero observar a hombres en el mismo estado es “anormal”, es a esto a lo que nos acostumbra la educación en las escuelas, a tratar de denigrar elegantemente a homosexuales y fomentar a las mujeres en seguir con sus muñequitas de Barbies, su bebé en brazos y su “hombre” (Principito-Ken, ojos azules, cabello recortado, sonrisa perfecta) con una figura bien formada y esbelto consumen los últimos “modismos” a seguir en la vida, vivir en una nube de fantasías abismales y encontrarnos con la realidad que nos baja de un suave soplido.

Otra deformación que se suma en el ser humano, concretando -una vez más- lo absurdo en el mismo.

La realidad sin máscara

octubre 31, 2007

hambruna.jpg

Mientras que algunos burócratas discuten cómo mejorar las finanzas y los intereses de los propietarios industriales, otros proponen -incoherentemente- invertir en atracciones comparadas con un Walt Disney adquisitivo, diversión pasajera y desmejorada como las de hoy en día, otros invierten unos 60 millones de dólares en una mansion bien cómoda como la de Bill Gates y otros hacen exclamaciones y discursos políticos a la antigua, reunen a un par de funcionarios y con un “si” rotundo plantean y “debaten” en una carpita de un pueblo campesino cómo solucionar los problemas de los mismos en cuanto a las reservas que contiene el Estado para repartir a la sociedad de forma equitativa; por supuesto que me refiero al socialismo en el presente siglo XXI en Venezuela, proponer el reemplazo de la moneda nacional con papeles de cambio, o referidas monedas locales o monedas alternativas -eso si, con tiempo limitado- con un mejorado y atractivo “trueque” -cómo alguna vez sucedio aquí en Argentina en una inflación que espantó a varios liberales pedófilos- es más que referirse a un absurdo por parte de los señores que comandan estas políticas de práctica común y sin fundamentos para llevarla a cabo, por ende, terminan por empobrecer aún más a los campesinos, ya que no permiten -gracias al trueque- reemplazar los repuestos que necesitan estas gentes para con su maquinaria y asi poder continuar trabajando en sus tierras; esto es, sin duda, llevar la economía venezolana a la era de piedra, es decir, no permitir el ahorro al campesinado y con un proyecto tal como lo mencionado, podría decir que estamos frente a un autoritarismo de izquierda proveniente de la franja venezolana expandiéndose a los demás territorios sudamericanos, apuntando en primera práctica a Bolivia.

Esto es lo que acontecía y acontece el pueblo venezolano transmitido a través de una TV nacional del mismo país -cabe destacar que lo mencionado anteriormente es un problema que afecta al todo-; si continuamos acumulando estas barbaridades nos encontramos con una chistosa Argentina situada en la guerra constante de gente que no sabe donde se encuentra situada. Por ejemplo, con lo visto en las elecciones nacionales éste domingo y de la profunda decepción por los resultados finales, casi me afeito el escroto, y decidí -para mi bien- dejar esas emociones tratando de insultar educadamente al aire y que se disipe mis “elogios” de repudio. Aún no puedo comprender por qué somos tan pasivos ante estos resultados, era obvio que ganaría la señora Cristina Fernández de Kirchner, pero lo que más me llamó atención fue descubrir en su discurso de triunfo que ella misma se dice ser “presidentA” cuando en realidad debería ser presidentE constitucional y de acuerdo a su profesión de abogada tendría que saberlo ya que frecuentaba y frecuenta en el Congreso y de allí las leyes constitucionales alarmaban tal modismo; otro aspecto que me llamó la atención -y lo que se hace mención en cada discurso político de magnitud- es el implemento de la “democracia”, cuando en realidad en sus cabezas tan diminutas rondan personas desaparecidas -supuestamente- en plena “democracia” referidas al año pasado, nombres como Jorge Julio López fué desaparecido luego de encarcelar a Miguel Etchecolatz (genocida, torturador, etc.), los derechos humanos se sacudieron ante éste aspecto, trataron de moverse pero no sucedió nada… la nada presente de nuevo. Luego de escuchar ese discursito mediocre por parte de Cristina de Kirchner quién comandará el oficialismo y con ésto aplicar lo que se está haciendo en el interior del país, desaparecer la clase media y dejar a los burócratas con su caviar y su champagne importada en el marco de descontrol asumido. Los señores “K” hacen lo posible por disimular los números falsos del INDEC y hacernos morfar los numeritos de “inflación” situados en alguna parte de Europa del Este, de esta manera es como se trata de difuminar la realidad de nuestro país hasta dejar de lado la clase baja y dar paso a la esclavitud en el s. XXI, en el interior del país lo podemos presenciar, hasta en un supermercado lo podemos denotar cuando observamos a ciertas cajeras que utilizan pañales para no abandonar el puesto de trabajo; estar condicionado por el tiempo y la fuerza de trabajo por un salario que ni siquiera se merecen muchos profesionales, dejar de lado una sola responsabilidad, centrarse en varias formas de subsistencia y comerse todo el tiempo del día, es lo que produce estar en un país industrializado y al mismo tiempo no tener los recursos para administrarlo adecuadamente, por eso y demás el Estado Nacional es débil y por su estructura de varios vagos en el poder, no se logra establecer ningún acuerdo que dé relación con el propio pueblo que los sitúa -erróneamente- en esos lugares. El desinteres generalizado de Gobiernos pobres es la causa principal de problemas en determinados países concretamente en Latinoamérica y -como diría ese personaje que me ha divertido tanto en mi infancia, “Don Ramon”- “Sudáfrica del Norte” entre otras variantes. En el s. XX los principales causantes de la hambruna fué en Ucrania por parte de Stalin y la China de Mao, estos señores que sentían estar en el poder, cuando en realidad lo único que producían era matar millones de personas de hambre y frecuentar el “poderío de poderosos”, marginar a las zonas rurales y hecharlas a la suerte.

Las guerras constantes a lo largo de la historia defraudaron a varios filósofos iluministas -de todas maneras se dieron cuenta que no estaban tan “iluminados”- ya que creían, ingenuamente, que la humanidad se dirigía en un constante progreso, pero recibieron su gran sorpresa con la llegada de la 1º Guerra Mundial y con ésto acabar con las ideas de humanidad pasiva. Estas guerras desplazaron a demasiadas personas hacia países centrales que se les decían encontrarse en un cambio profundo de trabajo e igualdad social, cuando en realidad era invento burocrático que alteraban a más de uno; además de producir la muerte de millones de personas y la migración desmedida dió lugar a más pobreza y con ello a la hambruna masiva.

Por otro lado, la situación de la hambruna producía y produce, por consiguiente, el descuido de la higiene y el porvernir de enfermedades que terminan matando a toda una comunidad y dejar de culo para arriba a todo un país, a rajatabla se intenta profundizar las medidas de higiene en los países -vulgarmente dicho- del “3º Mundo” y con ésto arrojar más basura material por sobre cabezas de propietarios que depositan sus millones de dólares en bancos extranjeros y adquirir propiedades en alguna parte de América del Norte. Por otro lado, la malaria produce hambruna masiva y devasta poblados no tan extensos pero con un importante situación de declive en la región en donde se sitúe; luego se encuentra el sida y la estupidez científica para con animales implementada en África producieron ésta pandemia actual y la propagación de la misma que hoy en día afecta a la misma humanidad.

La globalización está produciendo todo lo contrario a una conformidad establecida y está dejando a su lado desdichas como la hambruna mencionada y enfocarse en las inversiones de diferentes grandes empresas y multinacionales y objetivar esas condiciones en pocas manos; mientras se siguen utilizando personas del África cómo dados repartidos, por ejemplo Sudán, Etiopía, Somalia y un sin fin de etcéteras, y en base al reparto de alimentos con fines “caritativos” por parte de países capitalistas aportan la hipocridad más grande que podemos observar en la realidad.

Alrededor de 100.000 millones de dólares al año invierte Estados Unidos en la guerra de Irak, eso si, banqueros y médicos del mundo intentan detener el hambre en África y con ésto intentar desviar miradas ajenas a sus condiciones, pero no lo están logrando. Más de 1.000 ONG trabajan en paralelo para remediar ésta situación y la ONU, por su parte, es una figura estática que en su interior se encuentran personas que les cuesta mover el culo de esos lujosos asientos y esperar el pago por decir dos incoherencias bien planteadas y no efectuar acción alguna.

A pesar de todo lo mencionado, he aquí los principales responsables de la hambruna mundial: el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial y la Organización Mundial del Comercio (OMC) abarcan ramas de esferas que hoy en día se producen de forma desigual, todo sumado a una protección bien definida, eso si, pero con un costo elevado de los mismos, enriquecer a unos pocos y empobrecer a las mayorías. La economía de varios países capitalistas es demasiado extensa para producir desigualdad en sus producciones, pero de todas maneras, sólo atenta la parte de los mismos mecanismos de producción y se limitan a exportar lo necesario y lo que les conviene. El dogma de la competencia siempre estuvo presente y con esto ser el “ganador” entre tantos; la Alianza contra el Hambre se encuentra en proceso como fin único hacia el 2015, veremos qué cambios acontecerá éste proceso y cómo se cerrará ésta etapa desigual.

Por lo pronto, esperar resultados positivos que quizás nunca lleguen y, con ésto, continuar en proceso de decadencia como humanidad.

Nuestros niños indígenas

octubre 25, 2007

1173759799_f.jpg

A ellos no se les tiene que mencionar una palabra para que comprendan lo que sucede a su alrededor.
Nuestros niños de hoy, que mañana serán adultos y comprenderán aún mejor porqué defender una causa que les impusieron a levantar respeto e igualdad; comprenderán que las idas y vueltas de los mayores entregando en cada discurso la esencia de lo que reclaman, en sí, aprenderán a medida que incorporan sus costumbres desde niños, lo más importante en su mundo mágico y no tan mágico, dependiendo de miradas y posturas ajenas a sus costumbres, esas costumbres que gente de poder ignoran, los apartan de lado hacia caer en lo más profundo de la sociedad, esas costumbres indígenas, que aún los miran con desprecio y no se atreven a acercarse por miedo a que vayan a “morderles”, los miran por debajo, los critican por arriba, los ensucian por la mitad.
Ellos no tienen maldad, muchos creen que levantarse en armas es “inmoral” y se tienen que arrepentir, pero dadas las condiciones es la única manera de hacerse oir.
Maldad, maldad, siempre hablando por los demás, ya quisieras tener su dignidad humanidad, que recobijas en lo más profundo de tu estructura y se debilita al avanzar.
Recalcando su niñez indígena que no necesitan “educación” habitual para crearles respeto y humildad, no la humildad material, sino la humildad espiritual, lo innato, lo intrínseco; muchos quisieran ser como ellos que más allá de sus virtudes y desvirtudes, adquieren conciencia, dicha conciencia que a ustedes humanidad quisieran incorporar, tan así que ni siquiera con la “educación” aprenden a respetar.
Sus pueblos necesitan equidad, necesitan las miradas amigables de los demás, aquellos que les cuestan asimilar la realidad, sofocándose aún más en el llanto de la hipocridad. Observa bien el cielo, los ilumina casi sin estrellas, reflejan la bondad que falta en los demás, triste, triste la relidad ¿quién es el responsable que se refirió con democracia? Que levante la mano, estoy aquí para escuchar. Si conocieras que ellos son más superiores que a ustedes humanidad, sí, más superiores en cuanto a bondad. Si quisieras que te enseñaran a utilizarla no lo harán, hagan un pacto, tu le devuelves la alegría perdida en el tiempo y lo aceptas en tu realidad y ellos te lo devuelven con particiones de valores y optimismo.
Sí, ellos se reflejan en la imágen, mira bien con cuidado, no te van a lastimar, mira bien persona desconocida, observa su vida a través de la lucha contínua, observa la fragilidad, observa sus vestimentas no necesitan tu capital o una panacea ideal, con sólo aceptarlos en la sociedad no necesitan de más.
Mira bien sus rostros, observa ese niño sucio, sí, sucio por fuera porque no acostumbras a ver su interior, los define como personas, los define como igualdad.
Simplemente existen, no necesitan reflejos fantasiosos, no necesitan de más; mírate a ti mismo, envuelto en un mundo que te condiciona por todas partes, es más dificil hablar de ti que de ellos.
Triste ésta realidad, te cuesta expresar emociones y sentimientos que a ellos les sobran por demás; mira, comparten su humildad, no necesitan que la aceptes, sólo observa en su expresión que no les cuesta ayudar, en cambio a tí te cuesta la verdad, te cuesta llorar, te cuesta aceptar, te cuesta imaginar, te cuesta soñar…
Triste realidad, cada día sus lágrimas caen, pero lo extraño es que nunca llegan al final, tu le provocas el dolor que les cuesta asumir, el dolor que desprendes en ellos tendría que estar dormido por siempre, pero lo despiertas bruscamente; tu sonrisa irónica les afecta, míralos bien, míralos ahí, no ves cobardía, asumen la paciencia…
Mira a esa niñita cubriéndose el rostro, te preguntarás por qué lo hará, no es por miedo a la cámara, no es por miedo a lo que dirán, es por miedo a que te mire y se contagie de tu maldad, es por miedo a caer en la realidad, aprende de ella que con sólo cubrir su rostro se queda ciega ante un mundo sin felicidad.
Aprende a valorar triste humanidad, cuando lo consigas hazlo saber, te esperan con ansiedad…

Y a pesar de todo, ríen.

television1.gif

No se trata de un cuentito infantil, tal vez para algunos sí, pero en realidad me refiero a la esclavitud que produce la caja negra y con esto idiotizar al más oportuno y por supuesto, al desapercibido ¿con qué nos encontramos al prender la caja negra con un control remoto? En un principio con programas faranduleros que se miden con un rating manejado burocráticamente y que se postulan para hacer reír a la señora que se encuentra en su hogar en soledad o, en el peor de los casos, acompañada; mientras que algunos se plantean mirar detalladamente los chismes del mediodía, la novela “romanticona” de la tarde, o peor aún, las novelas que “trabajan” nenes desde 7 años a extensos imbéciles de 25 años y que transforman esas imágenes de fantasías en podredumbre de “entretenimiento” para los jóvenes; esas masas de ediciones sin sentido como alguna vez fué Rebelde Way, RBD (transmitido hoy en día en México) o alguna que otra pelotudez más que se me está escapando del canal 13 de Argentina provoca, en el peor de los casos, que la juventud esté adoptando la “moda” que se transmite desde esas imágenes a sus cabezas, un léxico inapropiado -y pareciera ser que no tenemos suficiente con tener un castellano proveniente del latín vulgar y que lo deformamos aún más- adoptado en un grupo de relaciones.

De cierto modo, si no tenemos suficiente con lo mencionado anteriormente, accedemos a la implementación del zapping, esa forma de ir desde un cierto canal saltando atractivamente hacia otro, hasta que llegamos al principio o final de los mismos y nos damos cuenta que no podemos seguir retrocediendo o avanzando, y empezamos de nuevo hasta encontrar algo que nos atraiga; pasamos desde un noticiero tendencioso del horario que se les ocurra -que constantemente expresan superficialidad de la realidad sin tomar en cuenta los inicios de los procesos que se mencionan- hasta programas intelectualoides en el que participan figuras de excesivo poder, o simplemente encontrarnos en el camino con canales internacionales desde un Discovery Channel que nos muestran animalitos corriendo de aquí para allá y la guerra entre un CNN y la cadena árabe Al-Yazira arrojándose basura informativa de un lado a otro como si fuera un combate de desinformación progresiva.

Todo lo mencionado anteriormente es demasiado atractivo como para dejarlo pasar por alto, apoyar nuestro culo en un sofá cómodo a lo Homero Simpson -por cierto, un personaje que amo por su vagancia madura y plasmar la realidad estadounidense junto con los demás personajes en la serie animada Los Simpsons- y pretendiendo ser los amos de la caja negra y del sofá, “decidimos” que ver y que no, cuando en realidad es todo lo contrario, la manipulación por parte de los medios de comunicación siempre estuvo presente -con solo recordar la guerra de Malvinas es sufciente- para disgusto de muchos (su servidor, por ejemplo) y las alegrías de otros, que suelen ser las mayorías, por eso nunca avanzamos, cada vez caemos al abismo estrepitosamente a voluntad, arremetemos algún que otro golpe de “suerte” y nos hacen morfar las estupideces de esos programas intelectualoides como los metidos en el canal 7 el sabado por la noche o “El gen argentino” que éste último provoca el acierto de votos de las mayorías de personas que no tienen ni la más mínima idea a quién envían sus puntos; de eso y más es lo que nos estamos acostumbrando hoy en día, ¿por qué cuesta tanto desprendernos por momentos de éste tipo de entretenimiento? ¿Habrá algún día una esperanza de desarraigo en los programas de bodrio contínuo?.

Estatizar la Televisión sería lo más adecuado, pero esta vez que no se intente afanar -algo imposible de ignorar- y se tenga en cuenta, dentro de una cabeza iluminada, el proceso de educar y desviarse de las vulgaridades excesivas y abrumantes; la televisión privada muestra estas vulgaridades que les fascina a las masas populares, de igual arrogantes, hombres con corbatita que les encanta el sexo en camarines, son los responsables de estas adopciones. Manipular números y atraer consigo masas de irracionales como siguiendo a un líder carismático es el verdadero problema, aplaudir los dólares que reciben por decir dos o tres pelotudeces bien camufladas y se retiran en una imágen de complexión extraña; el socialismo en el presente siglo XXI realizó un cierre de canal en Venezuela y los republicanos metidos en una Casa Blanca casi deciden invadirla, por lo general es algo ilógico la pretención por parte de los señoritos de USA en cometer estos actos, ¿no?.

Quizás habría que prestar mayor atención a lo que en su momento dijo ese hombre que defendió tanto los derechos de las personas africanas, me refiero a Du Bois y su frase: “La Televisión es entretenimiento para imbéciles”.

dscn4640.jpg

Las mayorías de las personas esperan con ansias estos días, unos más que otros, implica por un lado, descansar de una semana agobiante, extenua o vaga. Las personas de cierta edad mayor -generalmente desde los 35 años en adelante- buscan como objetivo principal el centro de la Capital Federal o zonas cercanas para pasar una cena romántica con la pareja o simplemente dirigirse a un elegante hotel; mientras tanto, por otro lado -y concretamente a lo que me voy a referir en esta columna- los jóvenes eligen, sin planteamiento algúno, otros sitios para recurrir a cierta hora nocturna y compartir con amigos/as un momento descontrolado, por asi decirlo, y temo que por elegir los mismo lugares de concurrencia -ya sea boliches, bares, shoppings, etc.- estemos frente a un miedo en la palabra cambio; así es, el miedo al cambio en las cabezas ajenas, ¿por qué siempre ir a los mismos sitios? ¿acaso no hay otras opciones? De seguro que existen diferentes destinos, pero el problema recurre en el propio grupo de “amigovios” y quizás en el círculo de parentesco.

Veamos, grupo de adolescentes de sexo femenino, se inicia el ritual con la implementación de excesivos peinados y maquillajes utilizados como forma de seducción que algunas veces falla, por otro lado en pensar todo el alcohol que se va a consumir como fin único de selección grupal y si alcanzará con la plata que entre todas tienen en sus bolsillos, equivalente y primordialmente al sector de la clase media; en éste camino de euforia juvenil también se piensa en la consumición de toxinas y demás putrefacciones innombrables que al fin y al cabo terminan por estamparse contra una pared. Luego de pasar estos procesos ideales algunas señoritas se tiñen el pelo acabando con esto las pocas neuronas activas; ya entrando en la selección de vestimenta que se va a usar, la mujer -por lo general- puede tardar unos 15 o 20 minutos en probarse ciertas faldas de “turritas” bien portadas. Al final de todo este circo femenil, están preparadas para “desconcharla” palabra que aún no termino de comprender ni su uso, ni siquiera deseo saber el significado vulgar para mi disgusto, cabe destacar que a los adolescentes les encanta inventar palabras nuevas para sustituir lo que ya estaba inventado hace varios siglos. Sin dar tantas vueltas en estos rollos, la mujer está lista para partir a su destino, además de “partir” otras cosas…

Por otro lado, se efectúa el mismo procedimiento incial con los adolescentes de sexo masculino, elegir el lugar de encuentro y quizás de desencuentro. Los rituales frente a las salidas entre amigos de esta extraña especie es más bien disparejo, algo más simple que la especie femenil, pero con el mismo fin, el descontrol por las primeras horas de la noche joven. Encontramos algunos que se tocan elegantemente en sus camas antes de salir o se preparan “armándose” consigo a sus amigos preservativos o vulgarmente llamados “forros”, entre otros atractivos sinónimos; en sus cabezas también ronda el señor “Ángel Alcoholemides” y por supuesto algunos traviesos les encanta tocar el bulto a sus amigos como forma estúpida de ser “piola” o de ser un inútil. Terminado el “festín” emocional masculino, están listos para partir al mismo destino que la especie femenina…

Formando parte de la extensa fila para concurrir a los boliches o simplemente perderse en tiempo y espacio dentro de un shopping, nos encontraremos con señores de cierta estatura y bien formados físicamente y junto con su fiel amigo “Pepe Discriminadino” deciden quiénes entran y quiénes se regresan a sus hogares, estos hombres con varios miligramos de anabólicos en sus cuerpos supuestamente están para proteger a los jóvenes fuera y dentro de los boliches pero resulta ser todo lo contrario a una protección dada, reaccionan -más bien- como seres irracionales, algunas veces inertes que necesitan estímulos del entorno para activar su “chip” salvaje y desmedido.

Luego de pasar por estos y más obstáculos divertidos, el descontrol -mencionado en un principio- se implementa con música de fondo que resulta distorsionado y con el alegre acompañamiento del señor éxtasis se llega a un punto en que todo se vuelve absurdo, manos agitándose al compás de un ritmo sin sentido; risas por aquí, risas por allá, manoteos debajo de falditas extravagantes, girar la cabeza hacia un lado y ver a varios “tranzando”, girar hacia el otro lado y observar al mismo tiempo, posiciones -muchas sacadas del kamasutra- de una imágen femenina con la “tanga” por las rodillas y los pantalones de cierto individuo masculino por los suelos, eso queda a su imaginación…

Se termina para el grupo de amigos la “fiesta” organizada y el estado es deplorable, entes que no pueden estar de pie, entes insultando hacia la nada, algún que otro herido y desnudo, y una resaca por la mañana que muy pocos la toleran, por no decir nadie.

Si tenemos en cuenta solo esta parte de diversión en la juventud es porque nos encontramos en un declive social lamentable. Habría que tomar métodos más significativos para nuestra razón de diversión, no solo transformarla en algo lineal y deformado como la que toma los jóvenes de hoy en día y formar la constante y exitosa conciencia colectiva, algo estúpido de ver luego de lo ocurrido en Cromañon o aunque sea tratar de mejorar nuestras actitudes, quizás no sea imposible de realizar si se mantiene una educación precisa con la incorporación de la Historia en la primaria y la Filosofía en la secundaria, promover reformas que sirvieran de algo en esta Argentina en plena decadencia moral.

Iniciando ciclos

octubre 22, 2007

Constantemente expresamos estupideces elegantes, muchas veces lo mal interpretamos, he creado éste pequeño espacio de expresión como herramienta útil del hombre posmoderno y dar a conocer mis ilimitadas ideas, proponer la lectura adecuada y comprensión del mismo.