La realidad sin máscara

octubre 31, 2007

hambruna.jpg

Mientras que algunos burócratas discuten cómo mejorar las finanzas y los intereses de los propietarios industriales, otros proponen -incoherentemente- invertir en atracciones comparadas con un Walt Disney adquisitivo, diversión pasajera y desmejorada como las de hoy en día, otros invierten unos 60 millones de dólares en una mansion bien cómoda como la de Bill Gates y otros hacen exclamaciones y discursos políticos a la antigua, reunen a un par de funcionarios y con un “si” rotundo plantean y “debaten” en una carpita de un pueblo campesino cómo solucionar los problemas de los mismos en cuanto a las reservas que contiene el Estado para repartir a la sociedad de forma equitativa; por supuesto que me refiero al socialismo en el presente siglo XXI en Venezuela, proponer el reemplazo de la moneda nacional con papeles de cambio, o referidas monedas locales o monedas alternativas -eso si, con tiempo limitado- con un mejorado y atractivo “trueque” -cómo alguna vez sucedio aquí en Argentina en una inflación que espantó a varios liberales pedófilos- es más que referirse a un absurdo por parte de los señores que comandan estas políticas de práctica común y sin fundamentos para llevarla a cabo, por ende, terminan por empobrecer aún más a los campesinos, ya que no permiten -gracias al trueque- reemplazar los repuestos que necesitan estas gentes para con su maquinaria y asi poder continuar trabajando en sus tierras; esto es, sin duda, llevar la economía venezolana a la era de piedra, es decir, no permitir el ahorro al campesinado y con un proyecto tal como lo mencionado, podría decir que estamos frente a un autoritarismo de izquierda proveniente de la franja venezolana expandiéndose a los demás territorios sudamericanos, apuntando en primera práctica a Bolivia.

Esto es lo que acontecía y acontece el pueblo venezolano transmitido a través de una TV nacional del mismo país -cabe destacar que lo mencionado anteriormente es un problema que afecta al todo-; si continuamos acumulando estas barbaridades nos encontramos con una chistosa Argentina situada en la guerra constante de gente que no sabe donde se encuentra situada. Por ejemplo, con lo visto en las elecciones nacionales éste domingo y de la profunda decepción por los resultados finales, casi me afeito el escroto, y decidí -para mi bien- dejar esas emociones tratando de insultar educadamente al aire y que se disipe mis “elogios” de repudio. Aún no puedo comprender por qué somos tan pasivos ante estos resultados, era obvio que ganaría la señora Cristina Fernández de Kirchner, pero lo que más me llamó atención fue descubrir en su discurso de triunfo que ella misma se dice ser “presidentA” cuando en realidad debería ser presidentE constitucional y de acuerdo a su profesión de abogada tendría que saberlo ya que frecuentaba y frecuenta en el Congreso y de allí las leyes constitucionales alarmaban tal modismo; otro aspecto que me llamó la atención -y lo que se hace mención en cada discurso político de magnitud- es el implemento de la “democracia”, cuando en realidad en sus cabezas tan diminutas rondan personas desaparecidas -supuestamente- en plena “democracia” referidas al año pasado, nombres como Jorge Julio López fué desaparecido luego de encarcelar a Miguel Etchecolatz (genocida, torturador, etc.), los derechos humanos se sacudieron ante éste aspecto, trataron de moverse pero no sucedió nada… la nada presente de nuevo. Luego de escuchar ese discursito mediocre por parte de Cristina de Kirchner quién comandará el oficialismo y con ésto aplicar lo que se está haciendo en el interior del país, desaparecer la clase media y dejar a los burócratas con su caviar y su champagne importada en el marco de descontrol asumido. Los señores “K” hacen lo posible por disimular los números falsos del INDEC y hacernos morfar los numeritos de “inflación” situados en alguna parte de Europa del Este, de esta manera es como se trata de difuminar la realidad de nuestro país hasta dejar de lado la clase baja y dar paso a la esclavitud en el s. XXI, en el interior del país lo podemos presenciar, hasta en un supermercado lo podemos denotar cuando observamos a ciertas cajeras que utilizan pañales para no abandonar el puesto de trabajo; estar condicionado por el tiempo y la fuerza de trabajo por un salario que ni siquiera se merecen muchos profesionales, dejar de lado una sola responsabilidad, centrarse en varias formas de subsistencia y comerse todo el tiempo del día, es lo que produce estar en un país industrializado y al mismo tiempo no tener los recursos para administrarlo adecuadamente, por eso y demás el Estado Nacional es débil y por su estructura de varios vagos en el poder, no se logra establecer ningún acuerdo que dé relación con el propio pueblo que los sitúa -erróneamente- en esos lugares. El desinteres generalizado de Gobiernos pobres es la causa principal de problemas en determinados países concretamente en Latinoamérica y -como diría ese personaje que me ha divertido tanto en mi infancia, “Don Ramon”- “Sudáfrica del Norte” entre otras variantes. En el s. XX los principales causantes de la hambruna fué en Ucrania por parte de Stalin y la China de Mao, estos señores que sentían estar en el poder, cuando en realidad lo único que producían era matar millones de personas de hambre y frecuentar el “poderío de poderosos”, marginar a las zonas rurales y hecharlas a la suerte.

Las guerras constantes a lo largo de la historia defraudaron a varios filósofos iluministas -de todas maneras se dieron cuenta que no estaban tan “iluminados”- ya que creían, ingenuamente, que la humanidad se dirigía en un constante progreso, pero recibieron su gran sorpresa con la llegada de la 1º Guerra Mundial y con ésto acabar con las ideas de humanidad pasiva. Estas guerras desplazaron a demasiadas personas hacia países centrales que se les decían encontrarse en un cambio profundo de trabajo e igualdad social, cuando en realidad era invento burocrático que alteraban a más de uno; además de producir la muerte de millones de personas y la migración desmedida dió lugar a más pobreza y con ello a la hambruna masiva.

Por otro lado, la situación de la hambruna producía y produce, por consiguiente, el descuido de la higiene y el porvernir de enfermedades que terminan matando a toda una comunidad y dejar de culo para arriba a todo un país, a rajatabla se intenta profundizar las medidas de higiene en los países -vulgarmente dicho- del “3º Mundo” y con ésto arrojar más basura material por sobre cabezas de propietarios que depositan sus millones de dólares en bancos extranjeros y adquirir propiedades en alguna parte de América del Norte. Por otro lado, la malaria produce hambruna masiva y devasta poblados no tan extensos pero con un importante situación de declive en la región en donde se sitúe; luego se encuentra el sida y la estupidez científica para con animales implementada en África producieron ésta pandemia actual y la propagación de la misma que hoy en día afecta a la misma humanidad.

La globalización está produciendo todo lo contrario a una conformidad establecida y está dejando a su lado desdichas como la hambruna mencionada y enfocarse en las inversiones de diferentes grandes empresas y multinacionales y objetivar esas condiciones en pocas manos; mientras se siguen utilizando personas del África cómo dados repartidos, por ejemplo Sudán, Etiopía, Somalia y un sin fin de etcéteras, y en base al reparto de alimentos con fines “caritativos” por parte de países capitalistas aportan la hipocridad más grande que podemos observar en la realidad.

Alrededor de 100.000 millones de dólares al año invierte Estados Unidos en la guerra de Irak, eso si, banqueros y médicos del mundo intentan detener el hambre en África y con ésto intentar desviar miradas ajenas a sus condiciones, pero no lo están logrando. Más de 1.000 ONG trabajan en paralelo para remediar ésta situación y la ONU, por su parte, es una figura estática que en su interior se encuentran personas que les cuesta mover el culo de esos lujosos asientos y esperar el pago por decir dos incoherencias bien planteadas y no efectuar acción alguna.

A pesar de todo lo mencionado, he aquí los principales responsables de la hambruna mundial: el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial y la Organización Mundial del Comercio (OMC) abarcan ramas de esferas que hoy en día se producen de forma desigual, todo sumado a una protección bien definida, eso si, pero con un costo elevado de los mismos, enriquecer a unos pocos y empobrecer a las mayorías. La economía de varios países capitalistas es demasiado extensa para producir desigualdad en sus producciones, pero de todas maneras, sólo atenta la parte de los mismos mecanismos de producción y se limitan a exportar lo necesario y lo que les conviene. El dogma de la competencia siempre estuvo presente y con esto ser el “ganador” entre tantos; la Alianza contra el Hambre se encuentra en proceso como fin único hacia el 2015, veremos qué cambios acontecerá éste proceso y cómo se cerrará ésta etapa desigual.

Por lo pronto, esperar resultados positivos que quizás nunca lleguen y, con ésto, continuar en proceso de decadencia como humanidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: