Fin de semana: ¿diversión asegurada?

octubre 22, 2007

dscn4640.jpg

Las mayorías de las personas esperan con ansias estos días, unos más que otros, implica por un lado, descansar de una semana agobiante, extenua o vaga. Las personas de cierta edad mayor -generalmente desde los 35 años en adelante- buscan como objetivo principal el centro de la Capital Federal o zonas cercanas para pasar una cena romántica con la pareja o simplemente dirigirse a un elegante hotel; mientras tanto, por otro lado -y concretamente a lo que me voy a referir en esta columna- los jóvenes eligen, sin planteamiento algúno, otros sitios para recurrir a cierta hora nocturna y compartir con amigos/as un momento descontrolado, por asi decirlo, y temo que por elegir los mismo lugares de concurrencia -ya sea boliches, bares, shoppings, etc.- estemos frente a un miedo en la palabra cambio; así es, el miedo al cambio en las cabezas ajenas, ¿por qué siempre ir a los mismos sitios? ¿acaso no hay otras opciones? De seguro que existen diferentes destinos, pero el problema recurre en el propio grupo de “amigovios” y quizás en el círculo de parentesco.

Veamos, grupo de adolescentes de sexo femenino, se inicia el ritual con la implementación de excesivos peinados y maquillajes utilizados como forma de seducción que algunas veces falla, por otro lado en pensar todo el alcohol que se va a consumir como fin único de selección grupal y si alcanzará con la plata que entre todas tienen en sus bolsillos, equivalente y primordialmente al sector de la clase media; en éste camino de euforia juvenil también se piensa en la consumición de toxinas y demás putrefacciones innombrables que al fin y al cabo terminan por estamparse contra una pared. Luego de pasar estos procesos ideales algunas señoritas se tiñen el pelo acabando con esto las pocas neuronas activas; ya entrando en la selección de vestimenta que se va a usar, la mujer -por lo general- puede tardar unos 15 o 20 minutos en probarse ciertas faldas de “turritas” bien portadas. Al final de todo este circo femenil, están preparadas para “desconcharla” palabra que aún no termino de comprender ni su uso, ni siquiera deseo saber el significado vulgar para mi disgusto, cabe destacar que a los adolescentes les encanta inventar palabras nuevas para sustituir lo que ya estaba inventado hace varios siglos. Sin dar tantas vueltas en estos rollos, la mujer está lista para partir a su destino, además de “partir” otras cosas…

Por otro lado, se efectúa el mismo procedimiento incial con los adolescentes de sexo masculino, elegir el lugar de encuentro y quizás de desencuentro. Los rituales frente a las salidas entre amigos de esta extraña especie es más bien disparejo, algo más simple que la especie femenil, pero con el mismo fin, el descontrol por las primeras horas de la noche joven. Encontramos algunos que se tocan elegantemente en sus camas antes de salir o se preparan “armándose” consigo a sus amigos preservativos o vulgarmente llamados “forros”, entre otros atractivos sinónimos; en sus cabezas también ronda el señor “Ángel Alcoholemides” y por supuesto algunos traviesos les encanta tocar el bulto a sus amigos como forma estúpida de ser “piola” o de ser un inútil. Terminado el “festín” emocional masculino, están listos para partir al mismo destino que la especie femenina…

Formando parte de la extensa fila para concurrir a los boliches o simplemente perderse en tiempo y espacio dentro de un shopping, nos encontraremos con señores de cierta estatura y bien formados físicamente y junto con su fiel amigo “Pepe Discriminadino” deciden quiénes entran y quiénes se regresan a sus hogares, estos hombres con varios miligramos de anabólicos en sus cuerpos supuestamente están para proteger a los jóvenes fuera y dentro de los boliches pero resulta ser todo lo contrario a una protección dada, reaccionan -más bien- como seres irracionales, algunas veces inertes que necesitan estímulos del entorno para activar su “chip” salvaje y desmedido.

Luego de pasar por estos y más obstáculos divertidos, el descontrol -mencionado en un principio- se implementa con música de fondo que resulta distorsionado y con el alegre acompañamiento del señor éxtasis se llega a un punto en que todo se vuelve absurdo, manos agitándose al compás de un ritmo sin sentido; risas por aquí, risas por allá, manoteos debajo de falditas extravagantes, girar la cabeza hacia un lado y ver a varios “tranzando”, girar hacia el otro lado y observar al mismo tiempo, posiciones -muchas sacadas del kamasutra- de una imágen femenina con la “tanga” por las rodillas y los pantalones de cierto individuo masculino por los suelos, eso queda a su imaginación…

Se termina para el grupo de amigos la “fiesta” organizada y el estado es deplorable, entes que no pueden estar de pie, entes insultando hacia la nada, algún que otro herido y desnudo, y una resaca por la mañana que muy pocos la toleran, por no decir nadie.

Si tenemos en cuenta solo esta parte de diversión en la juventud es porque nos encontramos en un declive social lamentable. Habría que tomar métodos más significativos para nuestra razón de diversión, no solo transformarla en algo lineal y deformado como la que toma los jóvenes de hoy en día y formar la constante y exitosa conciencia colectiva, algo estúpido de ver luego de lo ocurrido en Cromañon o aunque sea tratar de mejorar nuestras actitudes, quizás no sea imposible de realizar si se mantiene una educación precisa con la incorporación de la Historia en la primaria y la Filosofía en la secundaria, promover reformas que sirvieran de algo en esta Argentina en plena decadencia moral.

Anuncios

Una respuesta to “Fin de semana: ¿diversión asegurada?”

  1. Mario said

    Con 20 años te digo..que estoy…totalmente de acuerdo, un desastre la juventud…totalmente ignorantes, idiotas, nada de neuronas, piensan que van a vivir de los papis toda su vida, no saben que existe algo que van a tener que hacer que es “trabajar” y si no estudian, van a andar trapeando pisos por ahi, lo cual, no es de mucho agrado para estos nene de clase de media que los papis le brindan CASI todo lo que piden.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: